miércoles, 11 de febrero de 2015

Historia de un vestido








Por fin he podido vivir mi primera noche de Goyas. Con lo que me gusta el cine, no podía estar más emocionada de pasar una noche entre bambalinas, rodeada de todo el glamour del cine español. Aunque evité alfombras rosas, fucsias, naranjas o amarillas, tuve la suerte de contar con un gran equipo detrás, que apostaron por vestirme como a una verdadera princesa. 


Gracias a una amiga común, contacté con Pier Paolo Álvaro. ¡Y qué descubrimiento! Os dejo un link a su web www.pierpaoloalvaro.com Decidimos juntos que queríamos plasmar un homenaje a películas ambientadas en los años 70, concretamente a American Hustle y los escotes de infarto de Amy Adams. 




Luego vino el tema de la elección del color. Pero me fié totalmente de Pier para elegir la opción que más podía favorecerme.  Y él creó el mono perfecto para mí. Fue probármelo y flotar con él un metro por encima del suelo.  Pero aún no tenía zapatos y bolso y decidí recurrir a Hispanitas, www.hispanitas.com, ya que he trabajado con ellos en otras ocasiones y sabía que me iban a mimar. 

En un tiempo récord (dos días) diseñaron unos zapatos elegantes y cómodos y me los enviaron por correo urgente junto con un clutch dorado maravilloso. No me lo podía creer, tantos profesionales tratándome con ese cariño. Fue mágico. 

Para el maquillaje y peluquería hablé con mi amiga Yuraima Morcillo www.yuraimamorcillo.es. Había trabajado en El Intermedio International Edition con ella y sabía que iba a saber plasmar un maquillaje luminoso y no muy cargado para mí. Estoy escribiendo estas palabras y aún no me lo creo. Parecíamos la galera de un barco, todos remando a favor de esa noche con una sincronía perfecta. No sé si es o no glamouroso agradecer de corazón el trato que recibí, pero desde aquí quiero que quede constancia porque me hicistéis sentir como a una verdadera estrella de cine, de esas de la época dorada de Hollywood, de las de verdad. 

Y este es el resultado:






2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Y no sabes lo que me moló sentirme como una princesita... Estoy tan agradecida!

      Eliminar